Archivo de la etiqueta: público

Por qué el ajedrez no genera dinero

ajedrez dinero promociónNadie puede poner en duda que el ajedrez es un deporte fracasado a la hora de captar patrocinadores. Las últimas décadas han vivido la explosión del deporte profesional en los medios de comunicación y el ajedrez ha permanecido ajeno a ella. Cuando más, su presencia se limita a una columna en algunos periódicos. No hay televisión, no hay radio, no hay presencia en grandes medios de la Red. Internet estaba llamada a ser la tabla de salvación, el ajedrez era el deporte ideal para ser retransmitido por Internet y que millones de personas lo siguieran; también fracasó.

Cualquier gobierno o cualquier marca comercial que ligue su imagen al ajedrez, la está ligando a la inteligencia. Ya sólo desde un punto de vista de mercadotecnia es una operación rentable.

Fuente: Leontxo García, Jotdown, octubre de 2011.

La opinión de Leontxo es, sin duda, irrefutable. Más allá del valor que algunos sectores otorgan a la ignorancia o de lo desprestigiada que pueda estar la inteligencia en sectores demográficos donde triunfa la imagen del zoquete y caradura y que además está feliz de serlo, el ajedrez siempre ha ofrecido una imagen de inteligencia. Y si la inteligencia sigue siendo un valor deseable, querido y promocionable en la sociedad ha de ser deseado como medio de promoción. Y el ajedrez, con razón o sin razón, siempre ha dado imagen de estar ligado a la inteligencia.

En la base el ajedrez es un gran deporte, pero en el alto nivel eso no se traslada en nada. Existen cientos de miles de jugadores de ajedrez en todo el mundo, y allí está el dinero, pero la FIDE ha fracasado en poner el ajedrez en el foco de los medios.
(…)
Si no es un deporte adecuado para la televisión no generará grandes ingresos, porque de allí es de donde viene la gran audiencia de los medios. El póquer funciona porque han encontrado un medio para mostrar las cartas de los jugadores y que la audiencia pueda evaluar lo que está pasando, pero en ajedrez lo que ocurre esta en la mente de dos personas.

Fuente: Wall Street Journal, Chess wants sponsors as mates (8/12/2009).

El ajedrez no es un deporte comercial. Por supuesto, hay gente que gana dinero con él: jugadores, entrenadores y árbitros. Pero en una visión general, no podemos competir por la publicidad y no podemos llevarlo a la televisión. El ajedrez es difícil de retransmitir durante seis horas. Además, necesitas un cierto grado de conocimiento para seguirlo. Cuando ves fútbol o baloncesto resulta obvio: la pelota debe ir allí o allá, todo está claro. Pero en ajedrez tienes que explicarlo: esto es la defensa siciliana, esta es la española; es como explicar matemáticas avanzadas o ciencia de materiales. Es difícil de captar, porque necesitas un cierto nivel de cultura general. Es por eso que trato de lograr mil millones de individuos que sepan jugar al ajedrez, de manera que emerja un mercado con personas que pudieran seguir un retransmisión. El ajedrez debe ser acortado a relámpago o rápido, y necesitamos atraer a buenos comentaristas. Todo está interconectado.

Fuente: Kirsan Ilyumzhinov, presidente de la FIDE, Chessvibes y RCF.

Sin duda, e independientemente de que la idea sea propia o la haya debatido con algún alienígena, Ilyumzhinov va en la dirección correcta aunque quizá esté un poco desenfocado en el problema real. Seguir una partida de ajedrez no está al alcance de cualquiera, a diferencia de un partido de fútbol o baloncesto donde se pueden saber o no las reglas en detalle pero resulta mucho más atractivo visualmente. ¿Y qué necesitamos para salvar esa brecha?

Posiblemente más gente que sepa jugar o, probablemente, más gente que sepa jugar y que se interese por seguir eventos; porque facilidades para jugar al ajedrez hay más que nunca, gracias a Internet cualquier puede jugar desde su casa unas partidas rápidas. Seguramente existe más gente jugando al ajedrez que nunca, pero lo que nos falta es el eslabón entre porqué las personas juegan y porqué las personas siguen torneos. Si en cualquier región calculamos la proporción de personas que juegan torneos y personas que siguen las partidas de los torneos, nos encontraríamos con ratios que andarán entre 1/50 y 1/100, al menos eso es lo que yo calculo a ojo sobre el caso asturiano. La diferencia sobre el 1/1 vendrá en distintos grados por las personas que encuentran más placentero jugar su partida que seguir las partidas de otros. Mientras esa brecha no mengüe, tendremos una actividad de practicantes pero no de seguidores. Y sín seguidores, no hay dinero.

La fragilidad de un encuentro

leon09_ivanchuk_carlsen

Este fin de semana pude presenciar la segunda semifinal y la final del XXII Magistral de León. Del torneo no voy a contar nada porque para eso están mucho mejor las crónicas de Leontxo y la cobertura del Diario de León (de donde he “robado” la foto que encabeza el artículo).

En la final, dos partidas rápidas de desempate y otra adicional de armagedón fueron necesarias para decidir el campeón. En la segunda partida del desempate se produjo un hecho que no se debe presenciar nunca en un torneo de este nivel ni en ningún otro. Pongámonos en escena con una sala del Auditorio de León abarrotada de gente, una partida rápida de desempate en juego, penumbra en la sala excepto en el escenario donde juegan Ivanchuk y Carlsen y todos los espectadores siguiendo con atención la partida y los comentarios vía “pinganillo” de Miguel Illescas, Michael Rahal y Javier Ochoa (sí, algunas cosas de los comentarios darían para una entrada propia, lo sé). En el tablero, las blancas (Ivanchuk) acaban de mover su torre de f5 a h5.

leon09_tie2b

En ese momento, una voz entre el público rompe el silencio al grito de ¡¡¡¡¡Doble!!!!!. Bien, es evidente que el caballo negro está clavado por la torre blanca, por lo que el doble no existe, y que seguramente ambos jugadores lo sabían ya desde antes de realizarse el movimiento.Carlsen no se inmutó ni apartó la vista del tablero. Pero por la expresión de Ivanchuk, girando la cara hacia el público y rastreando con la mirada inquieta todo el aforo, pareciera que el rey blanco hubiera sido abatido por un disparo certero desde el gallinero y yaciera en el tablero en medio de un charco de sangre :D

El juego continuó sin incedentes. ¿Pero que hubiera pasado de haber sido un movimiento válido? Posiblemente nada por la profesionalidad de los jugadores. En un encuentro de aficionados podría haber acabado a la gresca … Así que un poco de seriedad si se asiste como público a un torneo, y si se está enchufado a los auriculares siguiendo una retransmisión, recuérdese que lo que parece un susurro al compañero lo puede oir todo el auditorio, jugadores incluidos ;-)

Unas cuentas jugadas antes, y de manera más silenciosa, se produjo en el tablero la siguiente posición en la que las blancas acaban de jugar su torre de a8 a a2. Las negras (Carlsen) responden con un Cxc3. ¿Qué hubiera pasado si una voz en medio de la sala hubiera gritado ¡¡¡Ta5!!!? ;-)

leon09_tie2

El bocata de chorizo: Zona de Ajedrez

Llegué a Zona de Ajedrez a través de la web más tomatera del ajedrez español, o sea, el Gruñón. Una de las webs que más se mueven en el ajedrez español decían por algún sitio, y parece que no les falta razón, pues sus (creo) dos autores/coordinadores, sin ser grandes conocidos del panorama ajedrecístico han desarrollado una web bastante curiosa y con contenidos para el lector de a pie, más allá de las web habituales del tipo politiqueo o chess-results. Por supuesto ha pasado a formar parte del contenido de mi lector de RSS feeds (¡sí! ¡una web de ajedrez con feed! aunque sólo sea porque va en el Joomla …), los contenidos merecen la pena.

¿Y a qué viene el título del post y tan sabrosa foto? Pues a algo que atrajo toda mi atención a los pocos minutos de navegación por Zona de Ajedrez. La historia del bocata de chorizo. Que no es más que una descripción de un Open de ajedrez a los ojos de una novata. Posiblemente de ser la autorA un autorO a estas alturas ya le habrían citado para varios duelos por atreverse a desacralizar tan magna actividad como un torneo de ajedrez local, <MODO PSEUDOMACHISTA “ON”>pero siendo chica no ha recibido más que parabienes y amables puntualizaciones a sus palabras, y es posible que hasta en breve propuestas de matrimonio, que ya se sabe como son los ajedrecistOs<MODO PSEUDOMACHISTA “OFF”>. Más en serio, os recomiendo su lectura. Posiblemente en algunas de las cosas la autora vaya bastante errada o no entienda plenamente las intenciones pero algunas otras … ¿Quién no ha tenido enfrente a su rival zampándose un bocata de chorizo mientras el reloj corre? ¿Qué decir de los paseos que más que paseos parecen maratones o gymkanas, incluyendo visitas a cafeterías mientras de nuevo el reloj corre? ¿Quién no se ha cruzado con algún titulado zaparrastroso y ha negado por tres veces que juegue al ajedrez? Uno de estos días contaré en una entrada la de Davor K. en el Open de Oviedo de 1999 (bajo pseudónimo, por supuesto)  pero mientras tanto, quedaos con Zona de Ajedrez y daos una vuelta por ella, que merece la pena.