Archivo de la etiqueta: FAPA

Déja vù: Meritocracia y correr plaza

Sí, esta entrada que viene a continuación ya la habéis visto en esta web hace un par de años. No es que se me haya agotado la imaginación ni que los calores veraniegos vayan a desatar un “Lo mejor de” en esta web al estilo de la programación televisiva.

Este domingo se vota una propuesta en la Asamblea de la FAPA para revertir la situación a la previamente existente sobre la calificación de representante autonómico para los Campeonatos de España por Equipos. Para explicar la propuesta, nada mejor que recurrir a lo ya escrito y así explicar a quién aún no lo sepa que el objetivo no es dejar a nadie fuera de participación (algo imposible en un torneo Open).

Correr la plaza para que la pueda aprovechar otro y no se pierda es una práctica muy habitual en algunas competiciones. Se supone que beneficia a todo el conjunto de participantes pues se aprovecha algo que de otro modo se perdería. Pero no siempre es así, no siempre algo se pierde. La propuesta de modificación realizada es la siguiente:

Modificación del art. 76 del Reglamento General de Competiciones:

Se proclamará Campeón de Asturias el equipo que quede clasificado en primer lugar, pasando a ser representante de la Federación Asturiana de Ajedrez en el Campeonato de España. Si un equipo ya participa en un campeonato de España de cualquier categoría por haber conseguido la participación gracias al resultado del Campeonato de España anterior, será sustituido como representante de la FAPA en el Campeonato de España por Equipos de 2ª división por el siguiente clasificado en el Campeonato de Asturias; si éste segundo equipo también estuviera clasificado, sería sustituido por el siguiente, y así sucesivamente.

Sustitución del texto tachado por el siguiente:

“Si un equipo ya participa en un campeonato de España de cualquier categoría por haber conseguido la participación gracias al resultado del Campeonato de España anterior, trasladará el derecho a un equipo B del mismo club que figurará como  representante de la FAPA en el Campeonato de España por Equipos de 2ª división. Si este segundo equipo no se inscribiera, el derecho sería trasladado al segundo clasificado del Campeonato de Asturias por Equipos, y así sucesivamente según su clasificación final.”

Aquí nos encontramos ante uno de estos casos, ni la actual redacción (nacida hace dos años), ni la propuesta de modificación, cambian el número de plazas disponibles, todos los equipos que lo deseen podrán participar en ambos casos.  Pero la actual situación rompe la meritocracia propia de cualquier competición, cediendo el puesto del primero al segundo en una situación en la que no existe ninguna escasez de recurso (plaza) ni mucho menos de pérdida de ella. Quizá podríamos suponer incluso que la actual norma está redactada de manera confusa, pues da a entender a quién no conozca la reglamentación de los Campeonatos de España por Equipos que, de tener plaza en el Campeonato de España el primer clasificado, éste querrá acaparar un equipo B dejando fuera al segundo clasificado.

La confusión reside precisamente en que el Campeonato de España de Segunda División es Open (juegan, como mínimo, 64 equipos), por lo que cualquier equipo puede inscribirse en él. No existe por tanto escasez ni pérdida de plaza y el número de equipos que querrían participar en dicha competición sería idéntico con uno u otro enunciado ¿Qué ventajas hay entonces para el equipo designado como representante autonómico? Simplemente una menor cuota de inscripción y una ayuda en los gastos, más o menos ambas cosas suponen en total 650€ (tirando alto, viendo la tendencia). Y el saber antes que los demás en qué grupo va a jugar.

Como veis, se tratan de pequeñas ventajas, pero que en ningún caso dejarían fuera al segundo clasificado ni siguientes. Por el contrario, la reversión a la situación previamente existente contribuye a otorgar un cierto reconocimiento al campeón, que para algo lo es. Nos encontramos ante una redacción que aparentemente sería justa, pero que rascando un poco el fondo vemos que contribuye a romper la recompensa de méritos propia de cualquier competición. Por ello, se propone la restitución del texto anterior.

Gracias Jorge

Jorge Pistono, presidente FAPA 2004-2012

Hoy la Federación de Ajedrez del Principado de Asturias elegirá un nuevo presidente para el periodo 2012-2016 en sustitución de Jorge Pistono, que ha llevado el cargo desde 2004 hasta la actualidad.

Creo que es un momento en el que todos debemos recordar el trabajo que ha hecho Jorge Pistono por nuestra afición. Debemos recordar el estado de ruina económica en el que se encontraba la FAPA en 2004  (la ruina moral ya había llegado antes, en 1999); una federación en total estado de quiebra y con sanciones a las que era imposible hacer frente, y una federación con las puertas casi cerradas en las instituciones.

Desde luego, del pozo salimos entre todos, pero no por ello debemos olvidar el trabajo de quién se puso al frente en ese momento tan delicado. Sin duda los ajedrecistas somos gente acomodada, nos gusta que nos den las cosas hechas. Afortunadamente siempre existe gente dispuesta a sacrificar su tiempo y sufrir quebraderos de cabeza ajenos para que otros puedan disfrutar de tener las cosas hechas.

Sirva esta entrada como mi pequeño homenaje a Jorge Pistono. Sin duda, ha sido todo un orgullo poder trabajar a su lado en estos ocho años.

El coste real de una subida

Algo tiene el ajedrez que quienes lleven un tiempo metidos en él verán que es cosa frecuente la similitud entre sacarle 1€ a un ajedrecista y sacarle una muela :D Quizá se trate de una pequeña licencia humorística, pero no tan exagerada como pueda parecer. La triste realidad es que ajedrez y dinero, y en este caso no hablo de patrocinios, se llevan mal pues son los propios ajedrecistas los primeros en no apostar económicamente por su deporte.

¿Quién no conoce casos de ajedrecistas que se niegan a pagar una misérrima cuota de club? ¿Clubes que no tienen cuotas entre sus socios y aspiran sólo a que la subvención del ayuntamiento les de para sobrevivir durante el año pagando las licencias? ¿Participantes que consideran que la inscripción de 10-20€ a un torneo de un par de días (e incluso de una semana) ha de dar para un suculento pincheo y un premio al 12º clasificado tramo elo 1910-1930? Ya no voy a seguir por el lado de los que piensan que las mesas, sillas y material de juego se colocan solas, me limitaré a quedarme con el aspecto puramente monetario.

Este domingo, como ya sabéis de la entrada anterior, se celebra una Asamblea de la Federación Asturiana. En el orden del día, el punto estrella quizá sea la subida de cuotas. Subida lineal de 10€ para adultos, de 100€ por licencia de club y de 50€ por equipo excepto Cuarta División. Se quedan fuera de la subida los sub18 y sub14 y los equipos de Cuarta como señal de que se apuesta por la promoción e incorporación de nuevas personas y clubes al mundillo, pues quizá sean los de fuera los que más puedan percibir como barrera el precio de la licencia. La subida es lineal y no progresiva (porcentaje sobre la cuota actual) pues se entiende que todos por un igual se benefician de la actividad. No nos encontramos en una federación ante una situación análoga a la de una economía general en que priman otros valores como la redistribución de la renta en pro de la reducción de las desigualdades. Somos simplemente una entidad que realiza una actividad.

Por supuesto, ante la subida siempre habrá quién recurra a los porcentajes para decir que en algún caso la subida llega a ser del 100%, que es un atropello, que se va a acabar con el ajedrez, que los peones no tienen ni para comer y que la pague Rita La Cantaora, persona conocida por ser la receptora de múltiples facturas en situaciones complicadas. Lamentablemente, no recibe las facturas que envía Hacienda, mala suerte.

¿Qué es la gráfica anterior? Pues ni más ni menos que una distribución del incremento real per cápita (o sea, por ajedrecista). Se han simulado 10.000 casos de clubes basándonos en un modelo que supone que un equipo sólo puede tener o cero o un club de Primera, sólo puede tener o cero o un club de Segunda, sólo puede tener o cero o uno o dos clubes en Tercera y hemos supuesto que hasta cinco en Cuarta (0, 1, 2, 3, 4, o 5). El número de miembros del club será función de los equipos teniendo en cuenta que el número de tableros es 8 en Primera y Segunda, 6 en Tercera y 4 en Cuarta; además los clubes han de tener más jugadores que los estrictamente necesarios lo que nos da un factor de incremento que situamos entre el 15% y el 75% sobre los estrictamente necesarios. De estos jugadores, en nuestro modelo, nos interesan los adultos y los no adultos, por lo que se le aplica una nueva proporción entre el 0 y el 100%. A estas variables se las toma como aleatorias y se les supone distribución uniforme (en el caso del factor de incremento pudiera ser normal, eso nos “apuntaría” la distribución resultante). Con este modelo de variables aleatorias se calculan 10.000 casos. El gráfico, es el histograma resultante de la distribución. Nuevas aleatorizaciones es obvio que generan distribuciones similares. Esto es lo que se conoce como método MonteCarlo.

El efecto del coste total de la subida se reparte entre el número de miembros que el modelo establece para el club (recordad el factor de corrección). Así obtenemos un coste unitario o per cápita que es el efecto de la subida por ajedrecista. Obviamente, estamos suponiendo que los clubes son sostenidos por sus miembros, que es lo que debería pasar siempre.

¿A qué conclusiones llegamos? En primer lugar, descontando un 5% de casos extremos por ambos lados de la distribución, el efecto de la subida per cápita es de entre 5,60 y 19 euros por ajedrecista anualmente. La media de la subida es de entre 11,65 y 11,81 euros con un grado de fiabilidad del 95% y una dispersión de tan sólo 4,21 euros. En otras palabras, podemos decir que el efecto “normal” de la subida será de entre 7,44 y 14,81 euros.

Como vemos, hablamos de cantidades ridículas, especialmente si las mensualizamos. En este caos hablaríamos de un coste medio para cada ajedrecista de aproximadamente 1 euro, o de un intervalo de entre 0,47 y 1,60 euros.

Como vemos, hablamos de cantidades ridículas. Cantidades ridículas pero que en dos años eliminarían totalmente la deuda con la Hacienda de la Federación Asturiana. ¿Realmente es concebible que esta subida no sea aprobada por unanimidad?

Meritocracia y correr plaza

Correr la plaza para que la pueda aprovechar otro y no se pierda es una práctica muy habitual en algunas competiciones. Se supone que beneficia a todo el conjunto de participantes pues se aprovecha algo que de otro modo se perdería. Pero no siempre es así.

Reglamento de Competiciones de la Federación Asturiana

Articulo 76: Ascensos y Descensos (Descalificaciones y retiradas)

Se proclamará Campeón de Asturias el equipo que quede clasificado en primer lugar, pasando a ser representante de la Federación Asturiana de Ajedrez en el Campeonato de España.

Si un equipo ya participa en un campeonato de España de cualquier categoría por haber conseguido la participación gracias al resultado del Campeonato de España anterior, será sustituido como representante de la FAPA en el Campeonato de España por Equipos de 2ª división por el siguiente clasificado en el Campeonato de Asturias; si éste segundo equipo también estuviera clasificado, sería sustituido por el siguiente, y así sucesivamente.

Aquí nos encontramos ante uno de estos casos. El texto en negrita es un añadido a un artículo que se someterá a votación en la Asamblea de la Federación Asturiana de este domingo. Esta modificación rompería la meritocracia propia de cualquier competición, cediendo el puesto del primero al segundo en una situación en la que no existe ninguna escasez de recurso (plaza) ni mucho menos de pérdida. Quizá podríamos suponer incluso que la modificación está redactada de manera confusa, pues da a entender a quién no conozca la reglamentación de los Campeonatos de España por Equipos que, de tener plaza en el Campeonato de España el primer clasificado, éste querrá acaparar un equipo B dejando fuera al segundo clasificado.

La confusión reside precisamente en que el Campeonato de España de Segunda División es Open (juegan, como mínimo 64 equipos), por lo que cualquier equipo puede inscribirse en él. No existe por tanto escasez ni pérdida de plaza y el número de equipos que querrían participar en dicha competición sería idéntico con uno u otro enunciado ¿Qué ventajas hay entonces para el equipo designado como representante autonómico? Simplemente una menor cuota de inscripción y una ayuda en los gastos, más o menos ambas cosas suponen en total 650€ (tirando alto, viendo la tendencia). Y el saber antes que los demás en qué grupo va a jugar.

Como veis, se tratan de pequeñas ventajas, pero que en ningún caso dejarían fuera al segundo clasificado ni siguientes. Por el contrario, el mantenimiento del texto actual contribuye a otorgar un cierto reconocimiento al campeón, que para algo lo es. Nos encontramos ante una petición que aparentemente sería justa pero que rascando un poco el fondo vemos que contribuiría a romper la recompensa de méritos propia de cualquier competición.

Reforma del Campeonato de Asturias por Equipos

Más o menos todo el mundillo del ajedrez asturiano ya está al tanto de que este domingo se celebrará una Asamblea en la FAPA donde se decidirá el formato del Campeonato de Asturias por Equipos para los próximos años.

Y la primera pregunta que debemos hacernos siempre que hay una propuesta de reforma es ¿Se necesita una reforma o mejor lo dejamos como está?  Se necesita una reforma, simple y llanamente porque el dejarlo como está no parece el mejor escenario posible.  Sólo defenderé una de las propuestas de reforma, porque creo que es la única que aporta algún mínimo atisbo de solución a los problemas existentes. Dicha propuesta de reforma (por simplificar, en lenguaje coloquial “la del Cadete”) viene motivada por dos razones básicas, ninguna de las cuales es tan mundana como un simple “darle emoción al torneo”:

1) Nos estamos quedando sin base, cada vez son menos los chavales que se acercan y permanecen en el ajedrez, estamos hablando de chavales que en 10 años serán adultos, no del abstracto concepto de “chaval”, y que tienen que ser la base del futuro. Tampoco hablamos de fueras de serie ni siquiera de buenos jugadores, simplemente “base”, jugadores normalitos y corrientes de esos que se dejan las piezas o intentan ascender de categoría.

2) Si queremos promocionar y extender el ajedrez empecemos por cuidarlo nosotros mismos, se pueden hacer muchas cosas por ellas, pero algo que no podemos consentir es que de los dos principales torneos oficiales asturianos el primero, y quizá el que más repercusión tiene, nos lo ventilemos en dos meses y medio, tres a lo sumo, antes de la Navidad. E igualmente, tampoco se puede consentir la banalización de lo que deben ser importantes torneos que se ventilan en medio sábado, dos a lo sumo.

Empezar a actuar por el punto 2 es algo más fácil: de momento aumentemos las rondas de 11 a 14, serán 3 semanas más en la prensa y serán 3 semanas más de actividad semanal en los clubes, 3 semanas de petición de local, 3 semanas más de “somos de ajedrez y estamos aquí”. Luego, cual sea el sistema ideal para aumentar las semanas ya puede de nuevo verse sometido a discusión, pero una doble vuelta creo que le da más vidilla al torneo: doble de rivalidad, doble de encuentros, posibilidad de volverte a cruzar con el equipo que te ganó por la mínima. Unido a que el local pueda jugar todas blancas y el visitante todas de negras. No me parece mala idea. El precio es una Tercera a Suizo con un numero mayor de equipos, pero dado que no debemos aumentar en demasía las categorías, que todos los años hay quejas sobre la composición de los grupos o que, simplemente, en Tercera hay un mayor número de incomparecencias en algunos clubes, tampoco me parece algo tan descabellado. Obsérvese que a cambio no hay cuarta categoría con lo que se reduce el camino a seguir por un club de nueva creación.

El punto 1 es más complejo. Para traer chavales y que se queden la fórmula mágica suele ser “labora, laboras, laborare, laboravi, laboratum”. ¿Pero de qué sirve eso si la propia Federación no mira por la dignidad de los Campeonatos de Asturias? ¿De qué sirven los campeonatos “menores” ventilados en uno o dos sábados? Y sobre todo ¿Qué busca un chaval que se acerca al ajedrez? Pues como por experiencia todos sabemos la propensión a que sigan aquí será mayor cuanto más puedan relacionarse con otros chavales de su edad, y no sólo eso, sino que cuantas más relaciones puedan crear mayor será la posibilidad de que en unos años esos chavales sean los que lleven las riendas de un club o sean los que creen uno nuevo. Recuérdese que la creación del Campeonato Cadete no obliga a los sub16 a jugar en él, es más, ese campeonato no está pensando para las “figuras” sino para los chavales de a pié. Chavales para los que jugar con un “dino o muy dino” no les sirve más que para mirar a sus amigos que están haciendo otra actividad y compartiéndola con gente de su edad, y chavales a los que jugar con alguien como yo no les va a servir para progresar demasiado. Chavales que al fin y al cabo, en pocos años se habrán cansado de ver a sus amigos participar en otras actividades que se les harán más atractivas.
A esos chavales se les ofrece la posibilidad de jugar un Campeonato de Asturias Cadete que podrá presumir de ser un campeonato tan digno como el Individual Absoluto o el por Equipos Absoluto, ni más ni menos que las mismas 14 rondas, valederas para FIDE, cada sábado para poder preparar sus partidas con tiempo y contra rivales de su nivel y edad. ¿Y los clubes? Los clubes deberán elegir si prefieren que sus chavales estén jugando el torneo absoluto o el cadete, deberán elegir si emplean a sus chavales para rellenar los últimos tableros de sus equipos B o hasta C o prefieren darles la oportunidad de jugar un Cadete. Y el mismo club, puede ver recompensado su esfuerzo de cantera con ni más ni menos que un título de Campeón de Asturias. Actualmente, la mayor parte de estos chavales se encuentran jugando por Tercera y Cuarta, partidas en la mayor parte de los casos intrascendentes e irrelevantes para una clasificación final en la que pesan más las desapariciones de clubes o renuncias de plazas a la hora de conseguir un ascenso o mantener una categoría que las propias partidas. De ahí, a decir que ese torneo “sustituye a la Cuarta Categoría” como se dice erroneamente en la propuesta “oficial” (y que lleva al ideólogo de esa parte de la propuesta a casi no reconocerla) creo que hay un trecho.

Ahora, lector, echando mano de tu memoria tú me dirás si sintiéndote un chaval esta última opción te es más atractiva. O por el contrario, prefieres andar jugando partidas en categorías prácticamente intrascendentes, de relleno en tu club, con el remoto objetivo de un dudoso “Campeón de Asturias de Cuarta”, contra rivales a los que muchas veces generacionalmente no te une nada. Y si eres un club ya me dirás si prefieres el sistema actual en el que la recompensa a sacar cantidades de chavales es como mucho llegar a Tercera y luego esperar que alguno sea bueno para poder meterle con los adultos, o tener un torneo con entidad, dirigido a la cantera y que puede reconocer tu trabajo con un Campeonato de Asturias. Te recuerdo que no hablamos de calidad, que la elección es voluntaria y que un buen jugador siempre va a poder seguir jugando el Campeonato por Equipos Absoluto. Aunque siempre sea la parte mala de la comparación entre calidad y cantidad, ahora estamos hablando de cantidad, porque es lo que nos interesa para el futuro, los chavales de a pié de hoy.

Recordad todo esto el domingo los que votéis, y en los años venideros el resto.